viernes, 29 de junio de 2007

Silencio


En el silencio de la noche y la madrugada,
En el de mi mente tan atrofiada por el alcohol,
En el mismo te dejé sola pero tú diciendo nada,
En el que me dejaste ir y yo también diciendo nada.

En silencio estabas tan cerca pero enormemente lejos,
En silencio imploro tu llamada y presencia,
En silencio grito el dolor de tu ausencia,
Pero el silencio de dos gritando desesperadamente todo.

Todo en silencio pero con tanto ruido en mi corazón,
Al querer alejarte obtuve mas silencio en el alma,
Y en silencio se acercaba nuevamente mi soledad,
Vete...! Largo…! le gritaba pero en silencio.

Entonces ese ruido lo quise volver silencio,
Silencio para no saber más de ti y seguir solo,
En mi corazón no lo pude hacer… puesto que,
Al recordarte tú ruido a mi corazón y mente vuelven.

¿Qué como seria mi mente y corazón sin tu ruido?
Es dramáticamente absurdo y fuera de lugar,
Es como el silencio de un canario o cenzontle,
O sea... inadmisible como si fuese el de un niño.

Ahora estas a mi lado y con tanto de tu ruido,
Ruido que quisiera se apagara en mucho tiempo,
Lo cuido y trataré de que cada día se haga mas,
Así como quisiera hacer ruido en tu corazón.

No sé como explicártelo…
Y me siento como un adolescente precoz,
Solo escribo lo que siento…
Y más siento lo que escribo.

Pero siempre en silencio,
Y con ruido del corazón y ahora en el alma…
Esperando que te guste al menos un poquito
Pero no en silencio… sonríe tantito.

Te Quiero Mi Pequeña Rox
Jorge Sánchez.

No hay comentarios.: