lunes, 30 de noviembre de 2009

No uses Linux si...



Ya sabemos que es frecuente que se publiquen listas como estás tanto de razones a favor para usar Linux como razones en contra para no hacerlo. A penas el día de ayer vi una por allí que daba 5 para no usarlo.

Pues bien, yo voy a dar mi lista con 10 puntos por lo cuales un usuario no debería cambiarse a Linux. Juzguen por sí mismos:

No uses Linux si...

1. No te gusta aprender cosas nuevas y diferentes. Si eso es lo que piensas mejor ni toques Linux. No vaya a ser que ahora sí aprendas verdaderamente a manejar un ordenador y a sacarle todo el provecho posible. Seguramente con Windows ya aprendiste lo que quiciste, ya sabemos que es siempre lo mismo. En Linux vas a encontrar todo muy cambiado y distinto y seguramente no te va a agradar.

2. Eres una persona impúdica o no disfrutas con la privacidad. Así es, si no te gusta tener un mínimo de privacidad o eres un exhibicionista no uses Linux, porque aquí sí la vas a tener. Ya sabemos que cuando en Windows nos sale un mensaje diciendo que “sus datos no se compartirán con terceros” o que “Microsoft no recopila información personal” y cosas por el estilo es porque justamente te están avisando que sí lo van a hacer. Y ya se vió que hay mucha gente que disfruta con esto.

3. Te gustan las relaciones autodestructivas. Y de que los hay, los hay. Windows es como la novia bonita que nos trata mal… Solo está disponible cuando se le antoja, es muy cotizada y le gustan las cosas caras; sí, nos gastamos mucho dinero en ella pero nada le es suficiente, no desquita todos los regalos y el dinero que gastamos cuando queremos o cuando lo necesitamos (léase que no “afloja” cuando andas querendón). Para colmo de males, como ya dije, al final nos damos cuenta que es caprichosa y que a lo mejor ni está tan buena como la veíamos al principio. Así que sí te gusta pagar (peor aún si no) por alguien que te trata mal, no cambies a Linux. No vaya a ser que te encuentres con la muchacha de cuerpo espectacular que sí “afloja” todas las noches y que te trata bien sin pedir nada a cambio más que un poquito de tu tiempo y atención todos los días.

4. Te gusta estar enfermo. Pues si disfrutas de estar enfermo no te cambies a Linux. Yo digo que los virus de toda clase, físicos o informáticos son la peor de las plagas pero a veces parece que a mucha gente le gustan porque ni por eso se deciden a cambiar de una vez por todas.

5. Te preocupas por la seguridad… pero de otros. Si te preocupa la seguridad pero no precísamente la tuya, Linux no es para ti, porque nunca te va a molestar en ese sentido. Y es que usar Windows es como mantener a un ejecutivo “de alto nivel” (solo es un calificativo como vemos) que precísa de toda una escolta de guaruras o guardaespaldas y aún así se lo fusilan a cada rato. Como dije, lo peor que es uno quien debe pagar por esa escolta inútil. Ni modo, así somos a veces.

6. Te gustan las drogras y tienes que robar para comparlas. Todavía pasaría por bueno si mantuvieramos el vicio con el sudor de la frente, pero no. Windows es como una drogra (en todos los sentidos) y lo más nefasto es que la mayoría de los que usan esa droga se tienen que ver en la “penosa necesidad” de robar para poder tenerla y satisfacer el éxtasis que les provoca un buen “pericazo” de Windows. Si te ves identificado con esto no cambies a Linux… también causa adicción pero es gratis… y me la surten cada 6 meses, no cada 3 o 4 años.

7. Te gusta que tu vecino te deje su basura enfrente de tu casa. Eso sucede con la mayoría de los programas que usas en Windows cuando te quieres deshacer de ellos, te dicen: “ahhh ¿te quieres deshacer de mi? está bien, me voy, pero para que se te quite te voy a dejar lleno de basura”. Y dicho y hecho, dll’s olvidadas, entradas de registro obsoletas, carpetas vacías, etc., todo lo que hace aún más lento tu sistema. Si disfrutas con eso no te recomiendo Linux porque eso no sucede aquí.

8. Los domingos se te van en estar arreglando tu carro en lugar de salir al cine o a cenar. Nunca he entendido a esa gente que se la pasa el fin de semana con las manos engrasadas tratando de echar a andar su auto en lugar de venderlo y comprarse algo mejor. Es más, es como si aún cuando les ofrecieran un carro del año (por ejemplo Fedora 11) completamente gratis prefirieran seguir con su modelo 2000 (Windows XP) aunque les cueste dinero comprar refacciones y meterle talacha. No contentos, el tiempo que podrían aprovechar en divertirse lo tienen que usar en darle mantenimiento. ¿Sabías por ejemplo que el sistema de archivos ext2, ext3 y ext4 nativos de Linux no sufren fragmentación como los Fat32 y NTFS de Windows? Así que ya sabes, si prefieres perder el tiempo en darle mantenimiento a tu coche viejo que ya ni corre en lugar de utilizar uno de tecnología de punta que alcanza los 300 Km/h en 5 segundos para ligar chicas, no uses Linux.

9. Cuando sales de compras acostumbras comprar cosas caras que ni necesitas. Así es, acabas de comprar un supertelescopio con alcance de aquí a la estrella Sirio 2, y pagaste varios miles de dolares por él. Pero acabas dándote cuenta de que te lo vendieron caro y que ni lo necesitas. Para acabarla, se te descompone y en lugar de hacer válida la garantía lo llevas a arreglar con el relojero de la esquina al que ni las moscas se le paran. Así sucede con Windows. Pagamos caro (ya dijimos que muchos roban) por un sistema que tiene funciones que ni sabemos que existen y que por lo tanto no usamos. Pero el punto más tonto es que teniendo (o supuestamente teniendo) el soporte técnico de nuestro fabricante OEM o de nuestro desarrollador Microsoft, preferimos mandar a arreglar nuestro sistema con el “relojero de la esquina” que en la vida real vienen a ser los amigos wannabes y posers que se creen sabelotodos y te acaban dando un consejo peor que los de tu abuelita; o terminas pidiendo auxilio en un foro hacker o esas cosas donde se limitan a decirte: “lo que tú tienes es un virus, pásale el NOD32, yo lo tengo crackeado y sale bueno”. Si este es tu caso no uses Linux, aquí, ya lo mencionamos, todo es gratis y nos ayudamos entre hermanos que sí sabemos y si no sabemos cerramos el pico para no confundir a otros.

10. Te vale sombrilla lo que a otros les pase, porque al fin y al cabo “son sus broncas”. Pues si eres de los que no tienen el mayor interés por sus semejantes, Linux tampoco es para ti. Y es que Linux significa cooperación desinteresada y ayuda, como ya lo dije en el punto anterior. Casi todos los que usamos Linux sabemos que tenemos que (y queremos) ayudar a otros con sus problemas. O haciendo donaciones monetarias a nuestros Proyectos, o publicando tutoriales para resolver problemas por los que tú ya pasaste, etc., etc. Si no estás dispuesto a cooperar en la medida de tu posibilidad, entonces apártate de Linux.

11. No te gustan los artículos de Pacheko Systems. Evidentemente este punto sale sobrando y es una mala broma. Pero sí, si no te gustan mis artículos y las opiniones que tengo… ¡huye! ¡huye de Linux y de todo lo que tenga que ver con él! Pero si no, entonces acabo de ganar un nuevo amigo y un usuario inteligente más de Linux.

Como podrán ver, a veces las razones por las que no cambiamos son tan peregrinas como absurdas, pero lamentablemente es la realidad. Si tú has dejado de identificarte con por lo menos una de las características de arriba (excepto la 11, claro está), entonces seguramente Linux sí es para ti.

No hay comentarios.: